El Cerro de la Bandera – Columna ADN

Compartir esta publicación

Recuerdo como si fuera ayer la forma como comenzamos a recuperar este pulmón para la ciudad. Estaba de alcalde Julio Riascos Alvarez, (el negro), le propuse izar la bandera de Santiago de Cali en uno de nuestros cerros. Se pensó en Las Tres cruces, Cristo Rey y la iglesia católica se opuso argumentando que con la Bandera se perdía el símbolo religioso.
Liliana Bonilla era la directora de planeación, a ella acudí para el permiso. Me dijo que nada mejor que el cerro de Anchicayá, donde se explotaba minas de carbón de manera irregular; después traté con Álvaro Navia Prado, Vicente Borrero y Henry Eder Caicedo. La idea está ahí, intacta: Convertir el cerro en pulmón y propuse que las necesarias terrazas que se iban a hacer, tuvieran material didáctico sobre la historia de Cali. Para que en unos parajes, se hicieran paseos con los alumnos de colegios públicos y privados. Ahora: que tal algún día conectar los cerros tutelares por Mio-cable para que sea atractivo turístico… llevamos 38 años y vuelve y nos explota un problema social y ambiental, de sumo cuidado. Esta vez confío en el diálogo. El “escuadrón” para los cerros debe ser persuasivo. María Ximena Román y Rubén Darío Materón son excelentes funcionarios cada uno en su área.
Allá está el mástil de 1.200 kilos, gracias a Luigui Marchesi un Italiano que quiso a la ciudad, como el que más. La odisea de llevar semejante mole hasta arriba fue una labor de los bomberos. Para izar la bandera encomendamos al cuerpo de carabineros que está atrás del cerro. Creo que si todos nos comprometemos vamos a recuperar el Cerro de la Bandera. Ya los ambientalistas saben con propiedad cuál es la especie: acacia magnum ya hay sembradas 30 mil.
Un día hace 38 años estaba en Medellín, desde el cerro Nutibara vi las banderas de Antioquia y Medellín, izadas e iluminadas. Me dije que orgullo sería hacer lo mismo con las banderas de Cali y el Valle del Cauca para que de día y de noche, estos símbolos de este país Vallecaucano, nos inyecten de amor por esta comarca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: