Depende de Todos – Columna Opinión ADN

Compartir esta publicación

Los accidentes de tránsito significan para toda sociedad del mundo un grave problema de salud pública. Los altos índices de muertes y heridos preocupan y en Colombia aún más. Para solo tomar los dos últimos años, en 2016 en nuestro país el promedio de muertes DIARIO por accidentes de tránsito fueron 18 y de lo que llevamos en 2017 la cifra va en 16, resaltando que el 90% de estas muertes se deben a traumas cráneo encefálicos.
Todos los años nos encontramos con campañas de sensibilización para generar una buena cultura vial pero eso no basta. Debemos entonces pensar en mitigar las consecuencias de los accidentes, concretamente en mejorar la atención médica ya que las acciones ejecutadas por parte del personal pre-hospitalario en los escenarios de ocurrencia de estos eventos y durante el traslado pueden influir significativamente sobre la vida de los afectados. Por fortuna se ha hecho entonces una iniciativa por parte del SENA, SENNOVA, CITEISA y avalado por Colciencias, y consiste en la realización de una Guía de Práctica Clínica (GPC) para la Atención de Pacientes Adultos con Trauma Craneoencefálico Severo. Se basaron en la Guía de Práctica Clínica del Ministerio de Salud de Colombia publicada en el año 2014 la cual fue denominada Guía de Práctica Clínica (GPC) para el Manejo Integral del Paciente Adulto con Trauma Craneoencefálico (TCE) Severo. Esta guía contó con el asesoramiento del Dr. Andrés Rubiano quien es hoy el director de neurología de la IPS ValleSalud. Hablando de ValleSalud, cabe resaltar que son ellos quienes sugirieron esta guía ya que esta institución ha estado a la vanguardia en temas de PREVENCIÓN, si bien son ellos un centro de trauma, que atienden a personas lesionadas por accidentes de tránsitos, se han encargado en campañas de prevención y además de realizar capacitaciones en prácticas pre hospitalarias.
El esfuerzo es tanto que hoy están realizando el 1er simposio internacional de Neurotrauma y Neurointensivo. Así pues, campañas, guías y simposios los hay, depende nosotros adquirir una buena cultura ciudadana y mitigar estas fatales cifras.