Gestora Social – Columna Opinión ADN

Compartir esta publicación

Ver personas en situación de discapacidad física y cognitiva, mujeres de talla grande, indígenas, afro descendientes, población LGTBI, todos reunidos en una pasarela actuando como modelos, cada uno con una historia a cuestas, esto es innovación y, sobre todo, de inmenso impacto social.
Jimena Toro ha logrado realizar unos programas que, como esta pasarela de inclusión, son un legado que debe continuar la nueva administración. Desde luego que los funcionarios públicos, deben cumplir con la labor asignada. En este caso es importante destacarlo porque la gestora social no tiene ni salario, ni presupuesto. Todo ha sido una colaboración de la empresa privada.
Este evento que tendrá su clausura en el Coliseo de Hockey, tendrá la presencia de Alfredo Barraza, nada más, ni nada menos. Viene porque Alfredo tiene el mejor recuerdo de Cali. No olvida que en el Colegio Compartir de Agua Blanca recibió la más cálida, la más tierna bienvenida que le han ofrecido en Colombia. Así se lo manifestó a Jimena cuando ella lo invitó para que cerrara la pasarela de inclusión, única en Colombia.
Son 17 los diseñadores que durante cuatro años trabajaron con tesón, devoción y espíritu innovador hasta llegar a interesar al mundo. Ellos “vuelan” solos. Ya cobran por presentación en pasarela. Lo han logrado, como se logran los grandes desafíos: con pasión.
Usted se imagina ver a Samantha con síndrome de Down empoderada. Entregarle aplausos a una niña con cáncer, comprobar que una mujer con alzhéimer modela como la mejor profesional.
Al terminar la visita a la sala de Jairo, le pregunté a la gestora social, ¿qué requisito debe tener la persona que llegue al Palacio de San Francisco? Me dijo: Pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: