¿Justicia? Por mano propia

Compartir esta publicación

“¡Eso es lo que merecen! ¡Deberían sufrir más! ¡Justicia!” Esta clase de euforia colectiva cada vez se hace más común en nuestra sociedad Colombiana cuando se presenta el escenario de un castigo público hacia uno o más individuos que son sorprendidos cometiendo actos ilegales y que la propia ciudadanía los judicializa a través de todo tipo de linchamiento. A todo esto se ha denominado ´justicia por mano propia´ o al menos es como los medios de comunicación titulan.
Creo que hay muchas personas que piensan igual: creen que es justicia, están totalmente convencidas y además celebran esta clase de episodios. ¡Error!
En Corazón Pacífico, con el profesor de la Univalle, Pedro Rodríguez, nos dimos a la tarea de analizar este fenómeno. El profesor Rodríguez asevera que estos episodios son un fracaso social, explica que estas reacciones se deben sin duda a una inoperancia estatal y por eso ante el sufrimiento, la ciudadanía en un intento de solución comete otro acto delincuencial.
Yo estoy de acuerdo con el profesor. Creo que esas reacciones para nada son justicia porque jamás debemos pensar que la violencia se acaba con más violencia. Lo que suscitamos con estos comportamientos es venganza y lo que la justicia busca es armonía.
Sé que hay inseguridad, sé de la impotencia e indignación que se siente ser robado, pero no debemos caer en la ilegalidad, ni tampoco debemos caer en ese pánico que algunos quieren vender por medio de cadenas falsas que llegan desde diversas redes sociales, haciendo ver que Cali arde en llamas. Cali tiene problemas, SÍ. Pero no hay que crear el escenario como si en cada esquina de la ciudad nos estuvieran esperando con machete en mano para agredirnos. Porque si seguimos así sin duda caeremos en una anarquía en donde cada quien vivirá pendiente para agredir al otro ante cualquier síntoma de amenaza.