La caja pedagógica – Columna Opinión ADN

Compartir esta publicación

¡y la abrimos! Tiene tantas verdades como la caja de Pandora. Pandora mujer bella en un descuido de Epimeteo la destapó y encontró, ¡oh sorpresa! Los males de la humanidad: odio, venganza, envidia, rencor y tristeza. La hermosa mujer escuchó un ruido en la caja, no soportó la curiosidad y halló una luz de esperanza.
El profesor José Darwin Lenis- apasionado por la enseñanza- abrió su caja pedagógica y nos presentó lo que él considera es urgente para atenuar la forma desafortunada como nos relacionamos hoy.
“la sociedad del presente no quiere buscar la verdad. Estamos inmersos en la falsedad, en la mentira, el engaño”. Citó al pensador Vallecaucano Fernando Cruz Kronfly quien en su última obra, La condición humana-tierra de nadie-, señala: hoy tenemos un sujeto hipermoderno que le gusta lo estético, pero no le interesa profundizar en nada.
La caja pedagógica nos invita a hurgar la verdad, a encontrarla y divulgarla. Tener autonomía y razonar distinto. Pensar por sí mismo. Construir un pensamiento crítico.
Queda esta reflexión: “Hay una especie de hiperdemocratización de la escuela, se han perdido unos mínimos acuerdos sobre la formación. Responsabilidad por ejemplo, esta sociedad irrespeta al otro, no respondiendo un saludo, los mensajes no se responden, no nos importa el tiempo del otro.
El profe siguió con sorpresas: ahora, la ruleta de los valores ciudadanos. Convivencia ciudadana, respeto, solidaridad, diálogo, confianza, honestidad, prudencia. Nos dejó una llave tan importante, como la misma llave de nuestra casa: respeto al otro y hacer el bien. Nos inventamos cátedras rebuscadas, todo está en los valores.
Tengo la caja pedagógica para obsequiar, con una luz de esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: