Sistema de Desarrollo Empresarial – Columna Opinión ADN

Compartir esta publicación

Una de las mejores alternativas para mejorar la movilidad social ha sido el emprendimiento. En los últimos 15 años el fenómeno de convertirte en tu propio jefe ha ido en aumento a nivel mundial. De hecho, hoy en día muchas de las grandes compañías han sido producto del emprendimiento: Facebook, Google, Twitter, Whatsapp, por nombrar las de mayor reconocimiento pero la lista es larga, muy larga. Estas empresas tienen la característica de salir de un deseo, en muchos casos de personas jóvenes, quienes dedicaron su tiempo a desarrollar una idea propia, sin grandes recursos económicos, sin maquinaria, sin publicidad pero compensaban con pasión y perseverancia.
En Colombia el panorama proporcionándonos a nuestra realidad es similar. Hay una proliferación de sueños, de grandes ideas. No es sino ver que las grandes Universidades como, USACA, UNIVALLE, ICESI, AUTÓNOMA, COOPERATIVA, UNICUCES, cuentan con centros especializados para acompañar el emprendimiento.
Ante este fenómeno no era de sorprenderse que se institucionalizara a nivel público: Es por eso que desde La Secretaría de Desarrollo Económico de la Alcaldía de Cali se está liderando el Sistema de Desarrollo Empresarial para fortalecer este tejido. Este sistema está acompañado por, oiga bien, 56 Entidades de la región, entre las cuales están muchas de las universidades nombradas anteriormente.
Los emprendedores caleños gozan a través de esta estrategia con más información para formarse y hacer crecer sus modelos de negocio, teniendo la oportunidad de acceder a una oferta de servicios ajustada a sus necesidades.
En mi opinión este ejercicio es valiosísimo y quiero resaltar que lo que he conocido de emprendedores que han pasado por Corazón Pacífico a difundir sus ideas, no solo es de un gran valor, de una gran utilidad para la sociedad sino que entre ellos, los emprendedores han desarrollado una comunidad sin egoísmos, son ellos todos aliados y solidarios entre sí. Este es un valor que sin duda deberíamos copiar para vivir en la cotidianidad: ¡Solidaridad!.